Siguiendo la pista (III)

-Pase, pase, joven. Si le digo la verdad no le esperábamos tan pronto.

-¿Me esperaban? – No podía creer lo que estaba oyendo. Un señor anciano sentando en su escritorio me miraba con su profunda mirada y ojos que denotaban que había vivido demasiado a su propio entender.

-En cierto modo sí, pero no formaba parte de mi cometido, como le he dicho, ha venido usted bastante pronto. Como unos…diez años antes diría yo – soltó la última frase mientras miraba su reloj y soltaba lo que en otros tiempos habría sido una sonrisa con la suficiente malicia como para hacer caer un imperio. Una vieja gloria ¿pero de qué?

-Creo que todo esto ha sido un malentendido desde el primer día que no ha hecho más que reliarse más y más…

-No se excuse y siéntese, tenemos mucho de lo que hablar.

-No sé si quiero sentarme la verdad.

-¿En serio eres capaz de irte sin ninguna respuesta? – Suspiré. Tenía razón, no quería irme a casa. Quería saber lo que estaba pasando. Así que me senté en la silla aunque no quería relegarme a un papel secundario en la conversación, así que decidí empezar yo mismo, como si fuera gallego.

-¿Y usted es…?

-Marko Vukmudar

-¿Yugoslavo?

-En otra época sí, de la República Federal Socialista de Yugoslavia de la que ya sólo queda el recuerdo. ¿Split? Pues de un pequeño pueblo situado a pocos kilómetros, Kâstela. Aunque después de las guerras yugoslavas me mudé a su país.

-No fue un mal cambio visto lo visto.  Mi nombre, supongo que ya lo sabe y casi casi sería capaz de afirmar que la carpeta que tiene entre sus manos está llena de un montón de información algo aburrida sobre mí.- Qué cojones estaba haciendo, una cosa era que la conversación no fuera un interrogatorio y otra bien distinta que blandiera mi lengua con tanta arrogancia. Supongo que en aquel momento me convertí en un libro abierto y pudo ver sin necesidad de clarividencia lo que se me estaba pasando por la cabeza. Para mi sorpresa, cogió la carpeta, la examinó con poco interés y la tiró a la destructora de papel.

-¿Sabe? Marko viene del germánico ‘viril’, aunque otros dicen que vienen del Dios latino Marte; mi apellido viene de la conjunción de vuk, lobo y mudar, sabio. He vivido mucho y he aprendido a ver donde otros no ven, a interpretar las señales del cielo y a saber tratar con las personas, incluso hacer que el enemigo me respetara más que a sí mismo. He combatido en todas las regiones del mundo, he sido herido multitud de veces, pero como ve, sigo de una pieza. Y le puedo asegurar que salir de Wolfenstein con vida no era lo habitual.  El lobo, símbolo de la naturaleza salvaje, se encuentra arraigado en casi todas las culturas antiguas y chamanísticas. Como el lobo Amarok, un gran lobo que daba caza al ingenuo cazador humano que se adentraba en el bosque por la noche. Todavía están los serbios preguntándose quién les dejó en paños menores, mientras le echan la culpa de todo al fallecido Slobodan Milošević, cuando ellos mismos lo provocaron todo. Detecto en su cara que esos últimos nombres no le han pasado inadvertidos en su corta vida. Casi casi diría que incluso yo he ganado en interés.

-La intrahistoria de las guerras siempre me han apasionado. Las versiones oficiales de lo que pasó son infumables. – Marko soltó una sonora carcajada, divertido, supongo y disfrutando del momento, de los pocos que le quedan, a tenor de la tos nerviosa con la que terminó.

-Todo lo que contaban de ti es realmente poco al lado de lo que estoy viendo con mis propios ojos. Aunque no estás aquí justamente para hablar de las guerras que ya pasaron, más bien de las que quedan aún por librar.

Anuncios

Todos callan excepto:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s