La contracrónica: Elecciones andaluzas 2015

Los medios han dictado sentencia: los andaluces estamos locos.

Elecciones Andaluzas 2015

Los 37 años de gobierno del PSOE parece que se nos han hecho cortos, porque la mayoría ha pedido que lleguen hasta la increíble cifra de 41 años seguidos de gobierno.

Probablemente su facebook esté infectado en estos momentos de gente quejándose por los resultados de las elecciones, retweets ingeniosos (o eso piensan) sobre lo cazurros que somos los andaluces y periódicos que ya no saben cómo titular sus crónicas porque se les acaban los peyorativos. No les voy a quitar su parte de razón, pero a parte de alguna columna suelta o bloguero intrépido, os será difícil leer nada positivo de estas elecciones. A sabiendas de que es una simple opinión y que todo es reinterpretable en un bucle infinito de acusaciones, me limitaré a mostrar la parte positiva, que la negativa, de eso ya se han encargado los demás, que parece que es más fácil.

EL CAMBIO

¿Nada ha cambiado? ¿Seguro? Por suerte toda la corrupción que ha salido y está saliendo es hasta 2012, donde gobernaba con mayoría absoluta en PSOE. Si vemos como han cambiado los votos en estas dos últimas elecciones, vemos que los andaluces hemos cambiado y la política, si no lo ha hecho, está en ello. Empezamos a ver nuevas caras mientras jubilamos a las viejas, sea a base de imputación, condena o simplemente les hemos dejado claro que no tienen nada que hacer aquí. Hace tres años este escenario era impensable.

He dicho que no iba a decir nada negativo pero no puedo evitar pensar que este cambio, si acaba siendo un espejismo, puede tener el mismo efecto que las dietas milagro: un efecto rebote hacia el bipartidismo PPSOE.

AUMENTA LA PARTICIPACIÓN

La participación que estaba en caída libre ha vuelto a subir. Ha vuelto el interés por quienes nos gobiernan y aquello que hacen con nuestro dinero. Cuando era más joven era difícil por no decir imposible encontrar a alguien que le importara la política, era un tema ajeno para la juventud, que creía que todo funcionaba solo. Ha sido al fin y al cabo esa dejadez la que ha provocado que los políticos, al sentirse libre de miradas, hayan robado muy agusto y modificado la legislación a su gusto. Ahora saben que tienen a la opinión pública y a la sociedad encima, ya no es tán fácil.

ELEGIDA, UNA MUJER

Ya no tenemos un presidente interino, ya no tenemos esa sensación de que no ha sido elegido por el pueblo, sino a dedo por su propio partido. Esto fortalecerá la legitimidad del gobierno que se forme.

Por primera vez tenemos a una presidenta en la Junta de Andalucía que hemos elegido libremente, ya era hora que la mujer también tomara la primera línea de la política en Andalucía, felicitar por ello a Susana Díaz y a Teresa Rodríguez por este escenario inédito.

VUELVE A GANAR EL PSOE

¿Cuántas van? Cierto es que técnicamente perdieron la última vez, pero no han perdido aún el gobierno. Resulta difícil discernir cuántas de esas veces ha ganado por méritos propios y cuántas por deméritos del rival, porque si hay algo que sabemos los andaluces es elegir lo menos malo. Han escupido tantas veces hacia arriba que era difícil creer en ellos. Quizás si hubieran elegido mensajes del tipo valoramos lo que hay y partiendo de esta base mejoraremos su funcionamiento, otro gallo les hubiera cantado, en vez de centrarse en acabar con la herencia socialista.

DEMOCRACIA, PLURALIDAD

Conceptos a estrenar.

Los andaluces están hartos de las mayorías absolutas, de pactos con carta blanca y de esa idea de que un parlamento con solo dos partidos mayoritarios representan a toda la población. Andalucía no es blanco y negro, no es sí o no, sino llena de matices que no estaban bien representadas en el parlamento.

Por un lado, se acabaron las mayorías absolutas, si usted quiere hacer algo, discútalo con el resto del parlamento, que para eso está. Por otro lado, ninguno de los cinco partidos con representación se atreverán (recemos para que sea así) a firmar un pacto de gobierno porque saben que todas las combinaciones posibles podrían quitarle votos en las próximas elecciones municipales y nacionales. Por lo tanto se verán avocados a estrenar los conceptos de democracia y pluralidad, al tener que negociar con los demás partidos para sacar adelante sus propuestas una a una. ¿No es bonito? Huele a nuevo.

Además,  eso del robar a manos llenas es más complicado, ya que la tentación disminuye al saber que están vigilados por los demás partidos del parlamento. Antes un partido podía pasar la mano porque sabía que haría lo mismo cuando estaría en el poder, pero ahora habiendo cinco partidos, se antoja muy complicado.

LEY D’HONT

El PSOE se ha mantenido en 47 diputados, pero no se engañen, porque realmente han perdido más de 100 000 votos, aunque la ley D’Hont haga que esto no sea visible. Algunos lo ven como el enemigo, ya que el parlamento cambiaría bastante si no se aplicara. Tiene su única razón de ser en aumentar la gobernabilidad, reduciendo la pluralidad a niveles admisibles de estabilidad. Ya que Andalucía se aplica en 8 provincias, parece una división razonable. Quizás no tanto las nacionales, con 52 divisiones por provincias y perdiéndose muchos votos por el camino. ¿Quién querría que entrara en el parlamento el PA, UPyD y otros partidos menores con tan pocos votos? ¿Se ganaría en pluralidad y en democracia? Lo dudo.

Quizá haya otras opciones más “vistosas” como que queden sillas en el parlmento para aquellos que, sumando los votos desechados, consiguieran derecho a otro diputado, o que conseguir un diputado significara un número fijo de votantes, lo que significaría de forma implícita que dependiendo del número de votantes habría más o menos diputados para el parlamento. ¿Divertido, verdad?  Significaría que si tenemos 109 escaños, solo habríamos elegido en estas elecciones 70 diputados y quedarían 40 vacantes. No parecen actualmente soluciones viables.

OPOSICIÓN

Algunos piden ya la cabeza de Juan Manuel Moreno, mientras él se reafirma en su cargo y debemos apoyarle por una sencilla razón: un millón de votos. Ese millón de votos no está pidiendo que se vaya como un niño que patalea por no haber ganado, sino que haga una oposición responsable en la que intente defender los intereses de ese millón de personas que le ha votado, es decir, cumplir su programa electoral votando a favor de las propuestas que vayan en consonancia, presentando enmiendas para acercarse más a su programa y negándose en rotundo cuando vaya en contra de su programa. Eso sería lo que tendría que hacer el PP en esta legislatura si quiere mejorar Andalucía y de paso, recuperar la confianza de los electores y conseguir nuevos. Negarse en rotundo a cualquier propuesta de los demás partidos porque no la hayan propuesto ellos huele a rancio y solo conseguirá que se mantenga durante otros cuarenta años un gobierno socialista.

Izquierda Unida debería reflexionar (una vez más) porqué han perdido tantos votantes. Llegan tarde y mal a los cambios que exige la ciudadanía, pero aún están a tiempo de no acabar como el Partido Andalucista. Esperemos que su intervención en el parlamento sea positiva.

NUEVOS PARTIDOS

La entrada de dos nuevos partidos en el parlamento logra una mayor pluralidad de la cámara y genera muchas nuevas posiblidades de gobierno. Es increíble el apoyo que han logrado teniendo en cuenta que solo cuentan con el poder de marca ya que no les ha dado tiempo a generar una estructura en la región. Una clara apuesta de los votantes por un cambio de rumbo.

Podemos es la esperanza de muchos votantes. Es un partido diseñado para quejarse amargamente de la situación y lo seguirán haciendo. Teresa Rodríguez no tardó ni cinco minutos en su discurso post-electoral para quejarse amargamente de que no hayan ganado y que tendrán que seguir quejándose amargamente porque los problemas de Andalucía seguirán igual. Una buena piedra para PPSOE, ya no se lo pasarán tan bien en el parlamento jugando al Candy Crush y al tú más, porque Podemos no encaja en ese juego bipartidista.

Ciudadanos es la esperanza de otros muchos votantes. Se espera que sean un partido razonable y no se enroquen bloqueando el gobierno, siendo a la vez exigentes con el gobierno para dar su apoyo.

UPyD

Los andaluces no han caído en la trampa, reduciéndose los votos respecto a las últimas elecciones. Quizás tuvieran un buen candidato, pero es imposible fiarse de un partido donde la omnipresente Rosa Díez es la única que manda y todo aquel que tiene una opinión distinta acaba fuera de las filas del partido de malas maneras. Por lo tanto, aplaudimos a todos los que habéis dejado de votarles.

 

Para muchos no hay motivos de alegría en estas últimas elecciones, pero quizás sea un motivo de esperanza. Ningún cambio (excepto las revoluciones y creo que no estamos en una de ellas) se hace de la noche a la mañana, así que habrá que seguir en la línea y no desesperarse, porque vamos en buen camino (o en mucho mejor camino que hace unos años, si me lo permiten).

Buenas noches, y buena suerte.

Buenas noches

Anuncios

Todos callan excepto:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s